Made in France

Hoy paso rápido por aquí y dejo un escrito que viene desde el lejano 8 de agosto del 2010, y trata sobre mis banales dolores en el país del queso apestoso.

 

¡He tenido un pesimo día!

primero que todo, hace más de un mes que ando con la regla, lo cual me ha convertido, poco a poco, en un monstruo, y no uno tierno de esos que le temen a los niños; uno monstruo malo, de esos de color oscuro, que gotean y emiten sonidos guturales con voz ronca…

…Empezando mi día con eso y cayéndome de la cama; desayuno completísimo y pinta veraniega, cualquiera diría: “¡Lista para empezar la jornada!” con cara de Mamá-de-comercial-de-mantequilla, pero no.

Después de una aburrida y poco didáctica clase de inglés, me vi con una prueba en blanco en frente que gritaba: “¡CERO, POBRE WEONA!” (Llámenme loca, pero yo lo escuché), así que, después de una hora de música clandestina en forma de audífono que pasa por la espalda, por debajo de la polera y se clava en tu oído, eso y la frustración de haberme sacado el primer 0 de mi vida, me fui a fumar un cigarro de eso que no existen, porque a penas metiste la mano en tu bolsillo te acuerdas de que el último te lo fumaste anoche. Y con la mierda que me salía por las orejas, me amurré, sí, me amurré como las pendejas que se tiran el pelo y se pegan en la frente cuando tienen maña, así mismo me puse a hacer puras weás:

-No reservé mi almuerzo: “porque en realidad se me quitó el hambre; no voy a comer, ¡Y me dejan de webiar!

¡ERROR!

Nada muy grave, pero significó una hora de pudrirme sola a dentro de un auto, esperando a que los demás llegaran de haber llenado sus estómagos. Yo tenía sueño (como siempre, en este país), así que dormí sabiendo que despertaría siendo atacada por las cosquillas y los palmazos de los “amiguis”… Y así fue, y yo me reía, pero sólo porque tenía que hacer algo, y era eso o:

– Llorar

– Cagarme

– Explotar

y, en vista y considerando que el auto estaba limpio y no era mío, fue mejor no arriesgarme (a ensuciarlo con lágrimas, caca o sangre).

 Después, y con esa “buena onda” que, al parecer caracteriza a todos los adolescentes-adultos-jóvenes del mundo entero, los “amiguis” no pararon de hablar de lo wena que estuvo la comida, durante los próximos 30 minutos, todo esto con el principal objetivo de agarrarme pa’l webeo (por supuesto).

(a esas alturas, yo sentía tal desagrado por la raza humana, que me daban espasmos cuando alguien me tocaba, con tiritos de parpado incluido)

(…)

Bueno después de eso ya no pude seguir escribiendo por que el día mejoró, no de una manera esplendorosa, como el Fénix que renace desde las cenizas, si no que normal, como cepillarse los dientes después de cada comida.

Imagen

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Qué pasó con el Capitán Planeta?

Advertencia: A continuación, no espere un artículo sobre la condición medioambiental y conciencia ecológica de nuestro planeta planteada desde la “metáfora” que el titulo representa.

Hoy vengo decidida a hablar sobre el paradero actual de uno de mis héroes de la infancia: El Capitán Planeta, y de sus respectivos planetarios.

Para quienes no estén familiarizados con este personaje, el Capitán Planeta es el protagonista de una serie de culto de los 90’s que, como algunos ya podrán imaginar, estaba dedicada a educar a niños y jóvenes sobre como cuidar nuestro mundo. Una serie de realización noventera tan sublime que los estereotipos quedan, a la vista de todos, perfectamente marcados. Y, a pesar de que esto anterior ya no sorprende a nadie, y de que cada quien es capaz de sacar sus propias conclusiones, le ofrendaré un par de párrafos a un resumen de los personajes:

Con la ayuda del primer capítulo para refrescar la memoria, comenzaré con Los planetarios, que son los elegidos para ayudar a salvar al planeta. Los planetarios son cinco y vienen de diferentes rincones del globo:

-Kwame: Viene de África (no se específica de qué país; los gringos no conocían ninguno) y tiene el poder de la tierra. Es prudente, agradecido y negro, pero eso ustedes ya se lo imaginaban.

-Gi: Viene de Asia (tampoco se especifica el país, quizás para evitar conflictos políticos, pero me atrevería a decir que es Tailandesa) y tiene el poder del agua

-Wheeler: Viene de Norteamérica, específicamente de Brooklyn. Es osado e irrespetuoso; un cabrón. Es el primero que le responde a Gaia, con palabras que en la traducción latina resultan ser: “Oiga, ¿¡podría explicarnos qué pasa aquí!?”, pero yo me tomo el atrevimiento de decir que su diálogo original era algo como “Hey! What the hell, dude!?”.

-Linka: De la Unión Soviética (¡Viva la hermandad entre potencias!) con el poder del viento. Ella es inteligente, intensa y objeto del coqueteo del gringo idiota:

“-Linka: Salvar a nuestro planeta es algo importante, sin embargo somos muy jóvenes, ¿cómo podremos ayudar”

-Wheeler: Oye me encanta tu acento, linda, ¿eres rusa?

-Linka: Soviética, y por favor ¡aléjate!

-Wheeler: Me encanta…”

-Matti: De América del Sur (Según mi criterio, de algún lugar del Amazonas) tiene el poder del corazón (¿¡El corazón!? Bueno, se los dejo de tarea). El es cálido, alegre, y, como todo latino, anda sin polera y con su respectivo primate sobre el hombro, ¡todo un ejemplo!

(Los planetarios tienen todos unas poleras topísimas con el mismo logo que el del traje metrosexual del Capitán Planeta.)

-Gaia: Es el omnipotente espíritu de la tierra que toma forma de mujer y es quien escoge a estos cinco jóvenes para proteger al planeta de los gordos y velludos capitalistas.

-Capitán Planeta: Es quien de verdad importa. El que nace cuando todos los poderes se juntan (aunque estoy segura que se podría prescindir de “corazón“). Poderoso hombre azul de dudosa condición sexual, que al volar deja una estela del mismo color de su cuerpo y el brillo de sus ojos te hace pensar, solo por un momento, que la huella de carbono no existe.

Este equipo se ocupa de mantener el aire respirable y los mares transparentes. Lograron sus objetivos durante seis temporadas hasta que, en 1996 desaparecieron de las pantallas de Cartoon Network y, por lo tanto, de nuestras vidas. ¿Dónde fue a parar nuestro querido Capitán?

Una de mis teorías personales es que, debido a la separación de los planetarios, nunca más se juntaron los poderes necesarios para convocar al ambientalista azul más famoso de los 90’s. Esta separación se habría producido debido a la diferencia en los intereses de cada uno de los jovenes: Wheeler y Linka se casaron, pero la violencia intra-familiar hizo que Linka escapara y solicitara la ayuda de un programa de protección de testigos. Wheeler tuvo que cumplir una condena de aproximadamente diez años, mientras que Linka regresó a Moscú. Por otra parte, Kwame se mudó a New York, se nacionalizó estadounidense y luego recibió el título de embajador de su país (hasta el día de hoy no sabemos el nombre) en Estados Unidos. El 11 de septiembre del 2001 falleció en el atentado a las torres gemelas. Matti también se mudó a New York, se olvidó de la contaminación y puso un restaurante Mexicano que después de tres años fue clausurado por incumplimiento de la norma sanitaria. Por último, Gi, sin saber qué hacer y todavía con el afán de cumplir la labor ecológica, intentó participar como activista de Greenpeace, pero luego de tantas decepciones a las que no estaba acostumbrada, decidió establecerse en un pequeño pueblo de Utah junto a su novio y hoy desempeña el cargo de guía de un grupo scout. Dona $5 todos los meses a Greenpeace.

Otra teoría es una conspiración política liderada por Bill Clinton para asesinar al Capitán y así dejar el ambientalismo en manos de figuras políticas como Al Gore y Ricardo Lagos Escobar, pero aún no logro desarrollarla lo suficiente.

Evidentemente ya no es importante cómo o dónde terminó mi querido Capitán Planeta, ya que, el día de hoy nos damos cuenta de que su labor era absolutamente sustituible, la contaminación ha sido controlada de manera eficiente y, hoy, el mundo sonríe 😀

Imagen

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

No somos gente na’

Siendo esta mi última semana en la Isla de Chiloé, escribiré sobre algo que me parece, es muy particular y, por supuesto, chilote.

Mi situación en esta isla es la siguiente: Toda mi vida estudié en Castro, pero vivo en Nalhuitad (también llamada: Villa miseria) y, siendo Nalhuitad parte de la comuna de Chonchi, hablo con la verdad cuando digo que soy Chonchina. No es que me de vergüenza reconocerlo, sino que sería difícil llevar en el pecho algún tipo de orgullo por un pueblito que conocí a través de los paseos dominicales de mi infancia, donde no tengo ni amigos ni historia, por lo que seguiré hablando de Castro como mi ciudad natal. Ahora, lo que me trae a escribir de madrugada no son mis nostalgias, no, es algo mucho más sabroso…

Hay una canción que, después de 16 años de vivir en La Isla Bonita (3 en Santiago y uno en Criel sur mer) no consigo escuchar entera, ni siquiera sé si es algo real porque solo la conozco a través de gente que al oír a alguien más decir “Me voy a Chonchi”, te tararean un pedazo que dice más o menos así:

No somos gente na,

somos de Chonchi.

Comemos roscas chonchinas,

somos de Chonchi.

Se nos calló la torre,

somos de Chonchi…

Yo en realidad no sé si esa es la verdadera letra de la canción, pero así es como suena en mi cabeza. De este pequeño fragmento puedo explicar un par de cosas:

1) “Comemos roscas chonchinas”: Se refiere a las roscas típicas de Chonchi y, quien las haya probado sabrá que son ricas, pero muy secas.

2) “Se nos calló la torre”:  Se refiere los hechos del 14 de marzo del 2002, cuando durante un temporal la torre de la iglesia se derrumbó.

Por más extrañas que suenen estas frases como parte de una canción, lo que me llama más aún la atención es el primer enunciado: “No somos gente na, somos de Chonchi”. Hasta el día de hoy me pregunto qué se quiere decir con esto, es mas, le he preguntando varias veces a mi mamá, mi hermana, amigos, pero la respuesta siempre es la misma: “Es que no son gente po, son de Chonchi”, así que me doy por satisfecha y dejo de preguntar, después la gente anda pensando que una es obsesiva (?). Es que cómo dejar de pensar en esto, si es tan fácil especular. Por ejemplo:

– A mi me llama mucho la atención que los términos “gente” y “chonchino” sean mutuamente excluyentes; si nunca hubiera escuchado esta canción no me hubiera enterado de que siendo chonchino no se puede ser gente.

– ¿Se supone que ser gente no es suficiente para Chonchi? ¿que los dos términos contrapuestos generan impresión en quien los escucha?. Yo en ese caso hubiera escrito algo como “Matamos gente con tenedores, somos de Chonchi” o “Tomamos sopa de desayuno…”, o qué se yo, algo que de verdad me haga pensar “vaya! este pueblo no tiene nada que ver con nada antes conocido”.

– Si los chonchinos no son gente, entonces, ¿qué son? (a parte de ser chonchinos). Quizás esta canción sea la expresión de una población extraterrestre que, tras alguna explosión o las travesuras de un hoyo negro, tuvo que emigrar al sur de un pobre planeta y, estando conscientes de su superioridad pero sin poder revelarla de manera explicita, no les quedó más que cantar.

-Tal vez es dios quien se dividió en 12.572 partes y se estableció en este territorio parte de la décima región, y como dios no es hombre ni mujer, no es gente.

Mucho es lo que se puede decir sobre esta cancioncilla chilota, pero creo que por hoy es todo, además, ¿por qué habrían de creerme? Como ya dije, yo también soy Chonchina, quizás este pequeño análisis no es más que una forma de distraer al mundo de nuestro verdadero objetivo… pero, bueno, ya tendré tiempo para escribir sobre mis teorías de dominio mundial y redistribución geográfica

Imagen

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Tengo un blog

Siempre pensé que tener un blog era súper aweonao, hasta que dejé de pensarlo y aquí estoy.

El nombre tiene su historia: “Ser como Babi”. No es que sea la más de las existencialistas que pretende compartir la desgracia que vivir significa, no, este era el nombre del fotolog (Si, fotolog) de un amigo (Fele, y por ende: “Sercomofele“) y bueno, quienes conocen a Fele y saben de esta anécdota podrán reír infinitamente sobre el pasado emotionalxcore de este personaje. Por otra parte, mi nombre es Bárbara y el sobrenombre es Babi, pero con “i” porque sino sería como “beibi” y eso me haría explotar; no disfruto explotar. Podría haberse llamado “El blog de la Babi”, aludiendo a otra anécdota, sin embargo no fue así, por lo que esa anécdota no merece ser contada.

Si el pequeño proyecto funciona, terminaré plasmando mi vomito mental en este lugar específico del mundo cibernético, y pretendo no hacerlo público pa’ ser jipter, y escribir solo para mi, pero eso no durará, lo sé.

Contaré cosas sobre mi, para ser educada y eso: Me llamo Bárbara, pero eso ya lo sabían ustedes, pues. Soy chilota, me gustaría poder decir “nacía y criá” porque esa frase me agrada mucho, pero estaría mintiendo, a mi me encanta mentir, pero creo firmemente que este es momento y lugar para ser sincera, así que me retracto. Esto de ser chilota ha resultado muy popular en Santiago (donde estudio una carrera hipster en una universidad cuica) pero, extrañamente acá en la isla no llama mucho la atención, todavía no entiendo por qué. No me gusta la palta ni la mayonesa, pero si la mostaza y el ketchup. Nunca he fumado marihuana, viví un año en la campagne francesa, por lo que hablo francés, pero el idioma no me gusta mucho, es feo, así que solo lo hablo por necesidad, todo el resto del tiempo me lo paso hablando español, el idioma de mis amores. Odio a los hippies. Mis animales favoritos son los buhos y los murciélagos, el cine, que no es un animal, pero es mi favorito. Hablando de géneros, mi favorito es el femenino, y la comedia, no solo en el cine, pero en todas las artes. Continuando con favoritos, mi parte favorita del alcohol es la caña, pero depende de donde me agarre, porque en casa, sola, con frío, sin Mcdonals (o su correspondiente chilote: CB rico) y queriendo morir por los eventos ocurridos la noche anterior, puede ser una tortura. ¡Más favoritos!: salado, Beirut, verde, cerveza, Kubrick, invierno, Chandler, Man United, Yoshi, atardecer, micro, Dalí…

Así empiezo con esto de los blogs, espero ser constante y divertirme.

Les dejo el Theme song de Frasier que siempre me saca una sonrisa, la serie es detestable de muchas maneras, pero esa es otra cosa:

http://www.youtube.com/watch?v=7BUH3Gd9qAA 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario